miércoles, 28 de octubre de 2009

El SME, los astronautas y Makárenko

Cuando iba en sexto de primaria, mi papá me dio a leer los tres tomos de “Banderas en las torres”, y posteriormente, "Poema pedagógico", de Antón Makárenko. Eran crónicas de la vida en las colonias que fueron fundadas después de la Revolución Rusa para dar asilo y reformar a los niños y adolescentes que habían perdido a sus padres en las guerras, o que bien, ya eran parte del ejército de indigentes de Rusia.

A partir del problema del SME, en las últimas semanas llegó a mi mente el único pasaje que recuerdo con claridad de Poema Pedagógico. Se trata del final, cuando los chicos (muchos de ellos habían sido delincuentes, o prostitutas) comenzaron a construir máquinas de construcción. A partir de modelos norteamericanos, que desarmaban y copiaban, iban generando nuevos modelos para satisfacer la demanda de tecnología de una nación devastada por la guerra y la revolución.

Varios chicos, desanimados, aseguraban que la máquina estadunidense no chispeaba al hacerla funcionar, mientras que la copia hecha por los jóvenes sí echaba chispas. Al final, para sacarse de dudas, revisaron la máquina original. También chispeaba.

Los chavos, ex delincuentes, ex prostitutas, lograron construir, finalmente, series enteras de perforadoras… que funcionaron mejor que las norteamericanas y no echaban chispas.

***

Cuando cubría el tema de ciencia y tecnología, en cada evento, los investigadores planteaban los mismo: es necesario invertir en investigación porque ahí va a estar la eventual riqueza de este país. Alguno de estos científicos quizá hasta se tomaba la molestia de repetir, por enésima vez ante grabadoras, el paralelismo del desarrollo de la maquila en Corea y México.

Ambos países comenzaron a promover maquiladoras extranjeras en su territorio al mismo tiempo. Pero Corea reinvirtió la riqueza generada en eso que a los mexicanos nos da güeva: investigación, ciencia y tecnología, educación de la población, educación superior… ya saben… esas cosas que cada año se quedan con menos presupuesto.

El resultado es que actualmente Corea tiene un programa espacial (la investigación tecnología espacial provoca una derrama impresionante de conocimientos, valor agregado y riqueza a la sociedad que la produce. Tan sólo como ejemplo: celulares, mejoras a la comida de bebé o nutrición son casos de tecnología espacial en lo cotidiano) y México… México lindo y querido está cada vez más rezagado en capacidades para explotar su riqueza petrolera, su biodiversidad, su bono demográfico. ¿Dónde quedó la lana de las maquilas? Pues lo abusados pusieron sus changarros (caray, hay que escribir una entrada sobre el changarrismo en México).

¿Qué tiene esto que ver con el SME, Makárenko y la perforadora de los chicos de las colonias soviéticas?

El alegato principal del gobierno de Felipe Calderón para liquidar Luz y Fuerza del Centro fue su falta de competitividad. Que era un boquete financiero fuertísimo. Que sus trabajadores eran unos ineptos.

El SME por su parte pone en la discusión otro tema: la fibra óptica, la fibra oscura de Luz y Fuerza, la cual sería vendida a trasnacionales extranjeras.

**

¿Qué harían los niños de Makárenko?, ¿licitarían la fibra óptica, porque, pues ellos nomás no pueden explotarla?, ¿licitarían la administración de sus colonias, porque son tan ladrones que no podrían reeducarse y convertirse en agente del cambio? ¿Por qué en México la única solución que ven es la privatización, la venta, el desmontar el patrimonio?



* El relato sólo se constriñe al caso de las colonias infantiles soviéticas. No ejemplifica con la burocracia y los escándalos del estalinismo.