viernes, 1 de junio de 2012

La demanda contra el Bordo



*Columna Rendija, publicada el miércoles 23 de mayo de 2012 en El Universal Gráfico. 

Un grupo de estudiantes de Derecho de la UNAM ha demandado a más de 60 autoridades federales y de la ciudad de México, porque hasta ahora ninguna ha actuado para evitar daños a la salud y al medio ambiente derivadas del Bordo de Xochiaca.
El amparo que han interpuesto se funda en que, después del cierre de los tiraderos del Bordo Poniente IV y Nezahualcóyotl II  (mejor conocidos como basureros del Bordo de Xochiaca), ninguna autoridad  ha implementado medidas para contrarrestar la contaminación de los suelos y los mantos subterráneos de agua, ni abatir la reproducción descontrolada de animales callejeros y plagas, además que no existe seguridad en la zona y los alrededores, lo que ha propiciado que se convierta en un foco rojo para los pobladores.
Los estudiantes documentaron que se han generado incendios y explosiones porque los gases que emanan de la descomposición de la basura no han sido tratados. Advirtieron que toda esta contaminación no sólo afecta a los vecinos, sino que se extiende y pone en peligro la salud de los habitantes de dos delegaciones del Distrito Federal.
Cabe recordar que el gobierno de la ciudad ha anunciado que pronto se conocería a la empresa ganadora para implementar medidas contra estos problemas y comercializar precisamente el gas metano. Por cierto, se ha calculado que este gas, que se va a utilizar para generar electricidad, sería tan potente que incluso iluminaría cuatro veces la Ciudad Juárez.
Los chavos que hicieron el amparo están en la clase del profesor Enrique Carpizo (sobrino del fallecido doctor Jorge Carpizo). Al principio, relata el maestro, los jueces les pusieron mil obstáculos contra el amparo, pero actualmente se ha admitido. Están a la espera de una respuesta por parte de las autoridades.
Enrique Carpizo y sus alumnos ya le han ganado a la ciudad y el gobierno federal. Recientemente obtuvieron  un amparo en favor del señor Farías, indigente que vive a la salida del metro Copilco, para que recibiera atención médica y sicológica. Pero  no se ha hecho nada, porque ninguna instancia tiene programas de protección a personas en situación de calle y con una discapacidad. Los alumnos están ganando casos. El problema es que hasta ahora sólo ha servido para evidenciar que las autoridades no han echado a andar los programas requeridos.  


Ver también: Quién hace el trabajo sucio