viernes, 1 de junio de 2012

Detrás de la madre saca ojos




La semana pasada, se dio a conocer una noticia estremecedora: una mujer de 23 años sacó  los ojos a su hijo de cinco, porque no los cerró durante un rito religioso. La familia esperaba un terremoto y el fin de mundo. Por supuesto, nada de ello ocurrió, pero el niño quedó ciego de por vida y con daño cerebral.
Esta tragedia tiene detonantes que se pueden prevenir. Aquí algunos de ellos.
1. Se deben reformar los servicios de salud mental en México. Una familia que, en medio de la pobreza, se encierra en sí misma, no deja salir a sus hijos por días, y sólo consigue alivio por medio de oraciones y droga presenta un evidente deterioro de salud mental. Pero no existen políticas públicas que prevengan estos cuadros en las comunidades. Se requieren campañas de difusión, para que las personas tengan herramientas e identifiquen cuando algo no está bien y se requiere la infraestructura para atender estos casos.
2.Otro aspecto es la educación. De acuerdo con una encuesta del Conacyt, el 67.4% de los mexicanos teme a los científicos. Creen que son peligrosos. Mientras tanto, casi la mitad de la población cree en el zodiaco, y dos terceras partes, en la parasicología y fantasmas. Se suma otro aspecto más: el 70 por ciento de los chicos en secundaria son considerados analfabetos funcionales, no tienen los conocimientos necesarios para su edad. ¿Esto qué significa? Que la mitad de los mexicanos no tiene herramientas para enfrentar sus problemas por medio del conocimiento, pero cree que podrá resolverlos con adivinos y magia.
3. Ojo con la cacería de brujas. Los periódicos relatan que la familia era “cristiana”, y ahora muchas personas dicen que la culpa es de los “cristianos”. En México, la gente entiende por cristianos a todas las iglesias protestantes o reformadas, las cuales son populares en EU o Inglaterra. Pero los cristianos son todos los que tengan una religión que acepta a Jesús como su salvador. Eso incluye a los católicos. La culpa no es de una religión en específico, aunque sí puede haber algunos grupos religiosos dañinos. ¿La clave para identificarlos? Todo lo que promueva el aislamiento del resto de la sociedad no puede ser sano. Tampoco el que exija mucho dinero para la “salvación”.   
4. Aguas con el fin del mundo. El apocalipsis se está anunciando desde siempre. En los primeros años de la cristiandad, se hablaba del fin del mundo. Eso fue hace 2000 años. Seguimos aquí. 


*Columna rendija publicada el miércoles 30 de mayo de 2012