domingo, 9 de mayo de 2010

Impass activo de anarkistas (y dos historias breves de la fauna del campo y la ciudad)

Una de las cosas que he aprendido en el último año es que los anarquistas (ecoanarquistas, libertarios o convencionales) tienen actividad intermitente, relativamente continua. A veces hay más acciones, a veces, menos… entonces, hablar de una estrategia anarquista es difícil, y tal vez inútil.

En la madrugada del 5 de mayo, en un centro comercial, en el municipio de Atizapan, fue hallado el “butanazo” más grande de la historia de los butaneros mexicanos.

La policía fue tramposa al sugerir que, si no hubiera sido por su actuar, el artefacto hubiera estallado y hubiera causado daños en un radio de tres manzanas. Un comunicado anónimo y sin firma en el sitio La Haine* advierte que “una llamada anónima aviso a la policía la implantación de una bomba de potentes consecuencias a las afueras de una plaza comercial…”.

En otras palabras, no hubo investigación policiaca. Sino probablemente los mismos que colocaron el artefacto dieron aviso.

Los medios retomaron el tema del ecoanarquismo, el anarquismo, indiferenciados. Aunque de hecho, anarquistas no han dejado de colocar artefactos y reivindicar acciones en todo lo que va del año.

Semanas antes, el 13 de abril, los medios retomaron el atentado contra el cajero de Banamex, ubicado en calzada de Tlalpan esquina con avenida del Taller. Y es que fue uno de los tres cajeros que sufrieron un atentado el 11 de agosto de 2001 y que fue reivindicado por las FARP. Pero la policía culparía a los hermanos Cerezo y a Pablo Alvarado del hecho.

Aunque los cargos por el atentado contra el cajero fueron retirados casi desde el principio, pues todos ellos pasaron sendas sentencias en la cárcel por terrorismo, de siete años y medio, Héctor y Antonio; de cinco, Pablo Alvarado; y un “usted disculpe” que le valió tres años de cárcel a Alejandro Cerezo.

Lo interesante son los análisis que se hacen del anarquismo. El primero de mayo, varios anarquistas realizaron una marchita en respaldo a sus presos políticos: Emanuel Hernández Hernández, Víctor Herrera Govea, los tres menores de edad procesados por daños a coches en Tlalpan.

Raymundo Riva Palacio describió a los anarquistas mexicanos como una serie de grupos que tienen nexos con protectores de animales radicales de Chile y de paso, que también tienen nexos con los hermanos Cerezo, porque el Comité ha dado asesoramiento en el caso de Emanuel Hernández.

Gabriel Regino escribió que el Frente de Liberación Animal sólo realiza atentados contra trasnacionales.

Creo que esta necesidad de hacer generalizaciones obedece a que, para aquellos que buscan darle orden a este mundo, debe ser tormentoso admitir el caos y la deriva de los anarquistas: células que, si bien pueden tener nexos con otros grupos, su principal cualidad es la atomización.

Las principales acciones son también de índole local: aquellas que no llegan a los medios de comunicación: vandalismo a una carnicería, liberación de animales, y otras quizá no tan inocuas.

DOS HISTORIAS DE LA FAUNA DEL CAMPO Y LA CIUDAD (dos historias que se hicieron tres)

S es un joven casi adolescente, no ha cumplido los 20 años, vegano, que no le interesa ni poner butanazos ni está en la dinámica del ecoanarquismo radical. Pero él es su propia célula. Camina las calles de los barrios más olvidados de esta ciudad e identifica a pequeñas víctimas de maltrato: los perros.

Él ya no pide permiso. Tampoco pide perdón. Ha visto a uno de estos animales: amarrado con una correa de apenas 30 centímetros, sin poder moverse, en medio de su propio orín y heces; un balde agua seco, en el que sólo queda pasto, a pesar del calor endemoniado; el pelo tan sucio y enmarañado que apenas se le ven los ojos.

Pasa un día y le da agua y comida. Se va ganando su confianza. El perro come y bebe con ansiedad y le agradece. S vigila la casa un par de días más, revisa más o menos a qué hora salen los dueños, cuándo están, cuando no. Un fin de semana, después de observar por 20 minutos, se acerca, le da agua al pequeño, y corta su correa con una navaja. Los dos (perro y joven) salen corriendo por las calles, el perro, feliz, sigue a su salvador, lo sigue, lo sigue por cuadras interminables.

Ese perro será bañado, vacunado, desparasitado, esterilizado y se le buscará un hogar donde los humanos se comprometan a darle un trato digno.

¿Esto es ecoanarquismo? Yo creo que sí.

***

En la página de Liberación total en todas partes, un comando vegano relata la liberación de dos conejitos que estaban en malas condiciones. Uno de ellos se les murió en el proceso (el comando asegura que porque ya no logró superar el terrible encierro al que estaba condenado). El otro fue soltado en el bosque donde, explica el comando anónimo, vivirá feliz.

Temo decir que un animal que ha crecido en una granja será incapaz de hacerse de alimento por sí solo. El otro conejo probablemente murió de estrés. Y es que estos animalitos son profundamente delicados. A un conejo se le puede inmovilizar con tan sólo colocarlo panza arriba y acariciarle la panza. De hecho, en el campo son cazados con lámparas: quedan pasmados si alguien les echa una luz en la noche.

En el bosque de Chapultepec ocurría algo parecido hace unos años. Las señoras de las Lomas tenían esa idea de que un perro callejero en el bosque de Chapultepec era feliz. Cada vez que llegaba la perrera, las mujeres se presentaban en el antirrábico y clamaban a esos perros como suyos. Después los volvían a soltar.

Y esas señoras luego compraban pollos rostizados y los aventaban en las zonas más alejadas de Chapultepec. Pero ninguna de ellas se llevaba a estos perros a sus casa, ni los bañaba, ni los vacunaba, ni se hacía cargo de sus cachorros.

Se empezaron a presentar casos de perros ferales (es decir, aquellos que nacieron y crecieron sin contacto alguno con los humanos). Entonces estos perros comenzaron a atacar a corredores del bosque e iniciaban peleas alrededor de los basureros.

Los orientales dicen que uno es responsable de la vida que salva. Creo que tienen razón.


Ñapa:

* La resolución definitiva en el caso de Emanuel Hernández Hernández está por salir en cualquier momento. En el peor de los caso será condenado a pagar una fianza o cuatro años de prisión.

* El caso que no está claro y se llenó de irregularidades es el de Víctor Herrera Govea. Dicen fuentes cercanas que el caso se enrareció aún más después de que grupos en Chile realizaran un atentado contra la embajada mexicana.

* El 17 de abril pasado, la Cruz Negra Anarquista realizó un evento pulquero para recabar fondos para los presos políticos anarquistas. Era una gran fiesta, debo decir. Lástima que yo estaba completamente empapada, no había comido y no conocía a nadie.

***

* De acuerdo con diversas interpretaciones, este texto hallado en La Haine (y también en Liberación en Todas partes) no sería un comunicado anónimo, sino una recopilación de información en medios. Para llamarlo así, me basé en la develación de información que parecería exclusiva y no sólo una enumeración de lo que ya se vertió en medios. Pero queda la duda. Ver comentarios.