lunes, 27 de septiembre de 2010

Abraham: sí hubo delación

Es una nota vieja. De hace unos diez días. El menor de edad anarquista Abraham "N" envió su primer comunicado sobre el estado de su proceso penal, y en el que no deja lugar a dudas: sus compañeros Carlos y Fermín sí cayeron en delaciones y acusaciones.

Añadió además que un abogado "adherente" que generalmente defiende a presos relacionados con movimientos sociales no quiso defenderlos para no destruir su reputación.

Abraham fue aprehendido junto con otro menor de edad, Fermín, y un joven mayor de edad, de nombre Carlos de Silva, en diciembre de 2009, por hacer estallar petardos en varios coches estacionados en la calle, en la delegación Tlalpan.

Su aprehensión se dio en el contexto del boom de acciones anarquistas (petardos a cajeros automáticos) en 2009.


La carta pública de Abraham advierte: “A lo largo de estos ocho meses han surgido ciertas controversias las cuales quiero aclarar. En primer lugar; efectivamente en la agencia del ministerio publico 59, tanto a mí como a los otros dos ‘compañeros’ (Carlos y Fermín) se nos torturó psicológicamente y físicamente para así firmar y ratificar las declaraciones; las cuales la agencia del MP agregaron de más”.

Abraham aseguró que ingresó al centro de detención, y fue ahí que conoció las declaraciones que el MP presentó como firmadas por los detenidos, y en las cuales se agregó “de más”. Por lo que se negó a ratificarla.

Ahí también conoció manera la declaración ministerial de Fermín “en la cual delata a otros compañeros; por otra parte el ‘compañero’ Fermín ratificó y amplió su declaración, no sin antes hablar con su abogado (quiero aclarar que el abogado de Fermín es de los mismos juzgados) el cual le dice que le eche la culpa a Carlos de Silva”.

Hace un par de meses, los dos menores fueron llevados al reclusorio oriente, como parte de las indagatorias del caso de Carlos. “En este lugar es donde por primera vez conozco las declaraciones de Carlos en las cuales da diferentes versiones de los hechos”. Pero en su última declaración, el abogado defensor de Carlos formula una pregunta “y es ahí donde hace la delación de los otros compañeros”.

Posteriormente se realizó un careo entre Carlos y Abraham, el cual es un proceso judicial en el que los acusados pueden hacer preguntas directas a sus acusadores.

En este careo, aseguró Abraham, negó que Carlos los hubiera amenazado para hacer las acciones de diciembre y afirmó que todo había sido bajo presión del MP para firmar las declaraciones.

Sin embargo, Fermín se negó a carearse con Carlos, y ratificó su declaración en la que afirma que Carlos lo había amenazado.

Sobre su situación jurídica, Abraham informó que se interpuso un amparo con respecto al delito de asociación delictuosa “el cual se había aceptado y se nos había concedido la libertad, tanto a mí como a Fermín, por no haberse acreditado dicho cargo”.

Pero el MP apeló en contra de la resolución dictada por el juez de distrito; y el caso fue presentado a revisión por magistrados, los cuales se negaron a dar la libertad y determinaron que dicho cargo sí existe, “por lo cual se tendrá que seguir el proceso jurídico hasta llegar a una sentencia la cual podría ser de dos a cinco años, que es la pena máxima para adolescentes y el ‘compañero’ Carlos podría alcanzar una sentencia de 5 a 10 años por el cargo de asociación delictuosa”.

“Con esto quiero que quede en claro lo que respecta a nuestra situación y así no se generen mas confusiones y que a lo que llaman “rumores” ya no sea así sino que la delación existía”.

Abraham continuó: “es por esta razón que mando este comunicado, ya que a lo largo de todo este tiempo, no he tenido contacto directo con ningún colectivo u organización”. Acusó que sólo al principio recibía apoyo de sus compañeros en libertad, y añadió que “cierto abogado adherente al ‘movimiento’, el cual al pedirle su apoyo respondió que ‘no porque puede arruinar su reputación’ Y ¿así es como este abogado se dice luchar por la libertad de los presss ‘políticos’?”, cuestionó.ç

Finalmente, el menor de edad mandó un saludo a Adrián Magdaleno.

Ver también:

¿Y qué pasó con los presos anarquistas?