miércoles, 22 de septiembre de 2010

TDR rompe el silencio

Este miércoles, Tendencia Democrática Revolucionaria decidió romper el silencio que tenía desde el 8 de marzo de 2009, cuando envió su último manifiesto.

Desde un correo electrónico que ya había utilizado con anterioridad mandó la primera parte de su manifiesto número 18, en el que abordó los temas del Bicentenario de México y el 45 aniversario del ataque al cuartel Madera, la cual es considerado, momento inaugural del movimiento guerrillero mexicano.

Ni una palabra referente al secuestro de Diego Fernández de Cevallos ni a los misteriosos desaparecedores.

Su manifiesto concluye:
“Es nuestra responsabilidad histórica hacer posible la construcción de una modernidad diferente de la conocida hasta ahora. Este mundo, a pesar de todas las desigualdades y horrores que existen, guarda las posibilidades de ser distinto y existe una multiplicidad de dimensiones humanas que debe estar siempre abierta a la libertad de existir y realizarse humanamente. La estatura de las ideas revolucionarias no se levanta solamente con las acciones por las que se hace valer, sino por la agudeza, solidez y radicalidad de los planteamientos, así como por la pertinencia histórica en que son formuladas. Detectar y sostener como exigencias nuestras necesidades radicales como población y construir la fuerza material organizada para llevarlas adelante constituyeron, antes, constituyen ahora, el binomio del quehacer revolucionario que se nos presenta como ineludible.

“Ante el actual gobierno tirano, y siguiendo los ideales de Hidalgo y Morelos, nuestra obligación es despegar los labios para reclamar nuestros derechos con Espada en mano para ser oídos”.