martes, 9 de febrero de 2010

La vindicación de los antihéroes

El viernes pasado, varias corrientes del otrora CGH convocaron a una breve marcha para conmemorar los X años de la entrada de la PFP a la UNAM. Dicen que estuvo desangelada.

El mentado aniversario era un buen momento para analizar y reflexionar sobre la huelga estudiantil de 1999-2000. Hasta la fecha, esta reflexión sigue pendiente (excepto por algunos trabajos aislados). Por un lado, los entonces estudiantes que reivindicaron la huelga no han hecho un ejercicio profundo de autocrítica. Y para el status quo, es mejor no hablar de la huelga. Hacerlo es reconocer su influencia.

Curioso, porque muchas de las situaciones que se presentan en los movimientos sociales actuales, y en toda una generación que en este momento incide en toma de decisiones, se gestó en la huelga. Matemáticos, abogados, ingenieros, escritores, talleristas, maestros, pedagogos, fotógrafos, actrices, policías, becarios, muchos de ellos (lo admitan o no) pasaron por la huelga.

**

Pero mientras los académicos, los editorialistas callan, se ha gestado un fenómeno interesante entre los nuevos estudiantes; sobre todo los adolescentes que acaban de ingresar a bachillerato.

Para ellos, los rumores que llegan del movimiento de 1999 son más bien heroicos (provenientes de aquellos activistas profesionales que estaban en 2000 y continúan hasta la fecha). A las nuevas generaciones, sólo llega la “visión de los vencidos”, la versión de los remanentes del CGH. Para ellos, la universidad sigue siendo lo que es gracias al CGH.

De pronto se cuelan algunas otras versiones, los otros problemas que trajo la huelga: el desprestigio de los movimientos sociales, la inmovilidad estudiantil. Pero frente a la nebulosidad de la información respecto a la huelga, pervive la visión de los antihéroes (entre la población que quiere hacer la diferencia. los inmóviles... pues están en otras cosas).

Me pregunto qué pasará dentro de unos años. Cómo se habrá transformado la percepción del movimiento estudiantil de 1999-2000 entre la población menor de 20 años. Será interesante ver qué opinan los editorialistas.