martes, 26 de julio de 2005

La esposa del subcomandante

No puedo recordar si era la hora de los postres o apenas los primeros. Aunque la comida era muy rica, la historia de uno de los colegas la borró por completo.
La esposa del subcomandante Marcos era o es una reportera. El colega la conoció: "no era fea, delgada". Hasta ahí. Sin embargo, tenía un extraño vínculo con el CISEN: ¡Estaba casada con uno de ellos!

--¿Cómo te enteraste?
--Primero me enteré que tenía el teléfono del CISEN en su celular.

Y en efecto lo hizo de la peor manera. Alguna vez, la reportera le prestó su teléfono. Y él, husmeando, encontró un número del CISEN.
Después alguien más le contó la historia. Y de acuerdo con lo que se dice en el bajo mundo, ella todavía estaba casada con el agente del CISEN cuando se enamoró del guerrillero.

--Y entonces, ¿ella a quién le pasaba información?
--Quién sabe. A lo mejor a los dos. Pero al final, ganó el guerrillero. Ella se quedó en la selva.