miércoles, 14 de noviembre de 2012

El día que soltaron a la robachicos





Lydiette Carrión

A veces una noticia feliz queda a medias, y junto a un desenlace afortunado, hay amargura. Ese fue el caso de Raquel y Valerio, quienes sufrieron el robo de su primogénito, Dilan Tadeo. Lo recuperaron, pero vieron caminar libre a la responsable.

Raquel y Valerio, ambos de 16 años, acababan de ser padres por primera vez. Pero en agosto, regresó a su barrio en Tultepec, Estado de México Ángela Hernández Hernández; iba sola con sus dos hijos de 5 y 7 años y le pidió a una tía de Valerio quedarse unos días en su casa. Habían sido amigas en la prepa. El 5 de septiembre vio la oportunidad, y se robó a Tadeo.

La familia interpuso una denuncia y tapizó su barrio con la foto de Tadeo y la mujer; también promovió el caso en distintos programas de televisión. Recibieron varias pistas que resultaron ser falsas. Gente que de buena fe confundió a la robaniños con alguna vecina. Pero también recibieron llamadas de extorsión. Rocío Nepanuceno, madre de Raquel, recuerda en particular una que dejó a su hija temblando por días. Le dijeron: “cinco mil pesos y les regresamos a Tadeo muerto; siete mil pesos y se los regresamos vivo”.

La señora Rocío relata que le rezó a San Judas Tadeo y prometió que si, le devolvía con bien a su nieto, lo vestiría de San Juditas todos los días 28 de cada mes y haría mandas y peregrinaciones a la Villa por tres años. Pero también, cuando pasaban las semanas, incluso pensó en vender su alma al diablo. Todo, con tal de ver sano y salvo a Tadeo.

Por fin, una llamada anónima informó que la mujer que buscaban pasaba todos los días, por una calle de la colonia Cerros del Estado de México, en Naucalpan. El 19 de octubre, un grupo de familiares se apostó en la zona. En efecto, pasó la mujer con Tadeo. La detuvieron.

Durante los interrogatorios, Ángela reveló que había sufrido un embarazo sicológico. Su actual pareja (quien no es el padre de sus dos hijos) estaba muy contento. Ángela  “se desapareció” por dos meses (el tiempo en que habría regresado a su antiguo barrio y se aprovechó de la confianza de Raquel y Valerio). Se robó al bebé y regresó al lado de su esposo. Presentó a Tadeo como su hijo.

A pesar de que Ángela fue detenida con el niño en brazos, el mp de Cuautitlán Gabriel Vicente Farfán la dejó en libertad. Días después emitió la orden de aprehensión. Ángela por supuesto ya se había dado a la fuga.

Columna rendija publicada el 31 de octubre de 2012