domingo, 11 de julio de 2010

El extraño proceso judicial de Jaime Cortés Fones

Junto con Víctor Herrera Govea –caso emblemático de una aprehensión ilegal—fueron arrestadas otras tres personas ese 2 de octubre de 2009.

Dos de ellas son el joven Miguel Ángel Castañeda Martínez y un hombre ya maduro, de unos 40 años, llamado Joaquín, quien, además, tenía un proceso pendiente, así que su situación es más difícil. Éstos se encuentran en población abierta del Reclusorio Norte y se encuentran en la misma causa penal (286/09) que Herrera Govea, quien por cierto, desde diciembre fue trasladado a un dormitorio con mayor seguridad (con población en su mayor parte juzgada y algunos adictos en recuperación. Fue trasladado a instancias de sus familiares).

El cuarto hombre sería Jaime Cortés Fones, quien, a diferencia de los otros tres, nunca fue acusado de robo en pandilla, sino sólo de “daño en propiedad ajena”.

A pesar de que Jaime Cortés es el único del que hay videos que lo captaron mientras atacaba el Oxxo, fue puesto en libertad desde diciembre de 2009. Es decir, sólo pasó dos meses en la cárcel. Los otros tres llevan ya nueve meses presos.

Eduviges, mamá de Víctor, aclaró que la defensa de Víctor no tiene elementos para asegurar o señalar que Jaime Cortés sea un provocador (y por lo mismo su proceso haya sido favorecido). Lo cierto es que los abogados han dicho que se les hace raro que sólo haya sido acusado de daño en propiedad ajena, y no por todo lo demás.

De hecho, comentó, uno de los policías que declaró en el caso de Víctor aseveró que Jaime habría sido enviado a “hacer desmanes” en la marcha. Pero, aclara Eduviges, esos mismo polis ya mintieron en el caso de Víctor, así que no tenemos por qué creerles.


El de los alborotadores en las marchas es un tema difícil de conocer. En muchas ocasiones, se habla de provocadores y en la realidad se trata de chavos que reivindican la acción directa. Están convencidos de que ese es el camino. Por lo general no son muy populares en los contingentes.

En las marchas también hay lo que se conoce como “monitores” u “orejas de medio pelo”: una suerte de espías que sólo reportan (por lo general a la policía local) número de marchantes, demandas, a dónde se dirigen, y cuál es el ánimo de la gente.

Las orejas, los provocadores “finos” o verdaderamente infiltrados, son difíciles de detectar realmente… esos se merecen una historia aparte.

Víctor fue aprehendido después de la marcha del 2 de octubre de 2009, acusado de haber saqueado un Oxxo. Víctor ha negado esta acusación, pero sí aceptó que participó en un “enfrentamiento” contra la policía que ocurrió metros más adelante. Hay videos que muestran a Víctor golpeado por los granaderos y luego lo dejan ir.


Víctor no fue aprehendido durante el saqueo, como han atestiguado policías, sino horas después de que terminara la marcha, por judiciales vestidos de civil.