miércoles, 23 de septiembre de 2009

Bombazos DF y Guadalajara (sobre la fiebre eco anarquista)

En la madrugada del martes se registraron dos explosiones en contra de dos sucursales bancarias en el DF. Una tercera explosión se realizó en Guadalajara, en contra de unos laboratorios. Este último fue reivindicado por el Frente de Liberación Animal (FLA).

Si las explosiones de la ciudad de México son reivindicadas por algún grupo anarquista se trataría de la quinta y sexta acción de este tipo en las últimas semanas en la ciudad.

Por su parte, el FLA dijo en un comunicado que “nuestra célula… se solidarizó con los ataques explosivos del DF”. Decidió reivindicar un ataque en contra de una empresa que utiliza a animales inocentes para torturarlos y esclavizarlos haciendo tratados con HLS! (SIC)”.

En el DF, la primera explosión ocurrió alrededor de las 3:00 horas en la sucursal de Banorte en avenida Cuauhtémoc y Pedro Romero de Terreros, colonia Narvarte. La segunda se registró cerca de las 4:00 horas, en una sucursal de BBVA Bancomer entre Boulevar Puerto Aéreo y Aviación Civil.
En entrevista con Carmen Aristegui, el procurador capitalino Miguel Ángel Mancera dijo que no hay elementos para vincular estos inicdentes con los anteriores.
Anarquismo

No todos los anarquismos son iguales. Hasta ahora, los que han reivindicado las acciones recientes, han demostrado ser cercanos al veganismo y a la protección de los animales.

La comunidad anarka o anarquista, precisamente por ser ecléctica, es difusa. El Hock, un joven que vende pasquines anarquistas en CU, explica que, aunque no sabe quién puede estar detrás de los hechos recientes, este tipo de acciones son simbólicas: se atenta contra símbolos (los bancos, las tiendas, las cadenas de comida en casos anteriores). Esto es muy diferente, por ejemplo, de las explosiones de Pemex, reivindicadas por el EPR, donde el objetivo fue también realizar un boicot a la paraestatal.

En México, de la enorme diversidad de corrientes anarquistas, los más activos son los anarco–comunistas–libertarios: “Los que estuvieron en Cancún, en Guadalajara”, dice El Hock.

– ¿En la comunidad anarquista se ha discutido el tema de las recientes explosiones?

– Se habla, pero no se discute a fondo.

– ¿No temen más represión a los anarquistas, debido a estas acciones?

– Independientemente de eso siempre hay represión. En muchos casos, a los anarquistas que deciden expresarlo con su forma de vestir, no los dejan ni siquiera llegar a las marchas, los encierran primero.