jueves, 4 de agosto de 2005

Otra vuelta de tuerca

Elamoresunperroinfernal, se repetía una y otra vez después de salir entre lágrimas secas a la calle. Una y otra vez daba la vuelta a la misma cuadra y, de nuevo, se detenía y daba media y vuelta. Nunca llegaba. Siempre a medias.
Elamoresunperroquevienedelinfierno. Y la dulzura del encierro vuelve a perfumar el tiempo. Aunque, nada es igual a la primera vez, es como la droga. Lo demás siempre es otra vuelta de tuerca.