miércoles, 25 de abril de 2012

Culpable hasta que se demuestre lo contrario




Columna Rendija publicada el 18 de abril de 2012

La Procuraduría capitalina publicó este lunes un protocolo para acotar la presentación de presuntos responsables de delitos ante los medios de comunicación. Ahora, anunció, “sólo” se difundirán a individuos detenidos en flagrancia o aquellos indiciados por delitos graves.
Las autoridades han asegurado que con estas medidas han cumplido parcialmente a la recomendación que la Comisión de Derechos Humanos del DF emitió a mediados de marzo y que precisamente advertía de la violación sistemática de los derechos de los procesados al exhibirlos.
La recomendación 3/2012 de la CDHDF, hay que decirlo, ni siquiera era radical. Planteaba que no se exhibiera a los sospechosos al principio de las investigaciones sobre todo, para evitar la estigmatización de personas que pueden ser inocentes, así como de las familias de los culpables.
En la recomendación de la CDHDF se revisaron varios casos. Uno de ellos es el de Mariel Solís, estudiante universitaria que fue detenida y luego exhibida como parte de una banda de asaltantes y asesinos. Resultó inocente. Con el nuevo protocolo de la procuraduría, Mariel Solís volvería a ser exhibida y su dignidad pisoteada.
La recomendación de la CDHDF también advirtió el caso de  Aldo Christopher Granada González, quien fue detenido en 2009, porque la policía andaba buscando a un Christopher Aldo González Rivera, por los delitos de homicidio calificado y secuestro. Fue exonerado, pero pasó varios meses en prisión, perdió su trabajo y su salud se deterioró. Con el nuevo protocolo, Aldo Christopher también volvería a ser exhibido.
De acuerdo con El Universal, mientras explicaba este nuevo protocolo, el procurador capitalino Jesús Rodríguez Almeida admitió que los derechos de probables responsables se contraponen a los de víctimas y ciudadanía.
Nada más falso.
Uno de los derechos de los ciudadanos es tener acceso a información veraz, responsable y fundamentada por parte de las autoridades: cómo están trabajando para detener a posibles responsables, cuáles son sus estrategias de prevención del crimen, cómo están haciendo su trabajo los policías y cuántos delitos son resueltos de forma oportuna.