miércoles, 8 de febrero de 2012

Fue en un cine


Columna "Rendija" publicada en El Gráfico el 8 de febrero de 2012. 


El viernes 3 de febrero, cuatro estudiantes de secundaria -dos niños y dos niñas de entre 13 y 14 años- tuvieron el permiso de sus papás para ir, por primera vez, solos al cine. Era su primer ejercicio de independencia. Nunca pensaron que terminaría tan mal.

Dejaron las mochilas en casa de uno de ellos, caminaron al metro y viajaron una estación. Llegaron al Cinemex Pabellón del Valle, localizado en un pequeñito centro comercial cuyos principales atractivos son un Chedraui en la planta baja y, por supuesto, el cine en el tercer piso. La película: Viaje II La Isla Misteriosa. Función: 3:40 de la tarde.

Al iniciar la película, una pareja de novios de entre 20 y 25 años empezó a causar alboroto. Una de las niñas de secundaria les pidió que se callaran. La mujer la agredió verbalmente. Se hicieron de palabras.

Pero el novio de la joven tuvo una respuesta desmesurada y violenta: se levantó de su asiento y golpeó con el puño cerrado a la niña. Le rompió los lentes, le cerró el ojo y le causó derrame ocular; además le cortó el párpado y el pómulo. Lesionó la retina, y actualmente, se corre el riesgo de desprendimiento.

Los agresores huyeron de la sala, sin que nadie lo impidiera.

Uno de los chicos, también de 14 años, los persiguió: gritó que alguien lo detuviera, pero nunca apreció ningún policía de la plaza. El chico desistió y regresó a ayudar a su amiga.

Mientras tanto, en la dulcería del cine, una joven le regaló un poco de hielo a la chica agredida. En el establecimiento no había botiquín médico; alguien les obsequió en el Chedraui unas muestras gratuitas de analgésico.

Los chicos hablaron con el gerente del cine, Víctor Fernández. Éste nunca llamó al personal de seguridad ni tampoco les proporcionó ayuda médica. Se limitó a darles unos pases de cortesía, e insistió en que la empresa no se haría responsable de lo sucedido. Explicó que el cine no cuenta con personal de seguridad; excepto aquel que contrata la plaza comercial.

Los padres de la menor agredida solicitaron ver las cintas de seguridad para identificar al hombre que la golpeó. Pero el gerente Fernández les dijo que para ello debían contar con una orden judicial. Actualmente los padres de la niña ya presentaron denuncia ante el MP. Tienen pocas expectativas de éxito. Por cierto, en la escuela, algunos padres de familia culparon a la niña, por haber pedido a la pareja que guardara silencio.