martes, 9 de marzo de 2010

La guerra sucia desde la embajada de EU (y el caso de Elena Gallangos, ante la CIDH)

Este martes, la organización no gubernamental estadunidense “National Security Archive” subió a su página de Internet una serie de documentos desclasificados mediante el FOIA, que la embajada de Estados Unidos en México generó durante los años más álgidos de la guerra sucia y la efervescencia guerrillera entre los años 1972-1975.

Estos documentos forman parte de los que la mexicana Aleida Gallangos ha ido solicitando para incorporar a la reconstrucción de su caso e historia familiar.

De acuerdo con la introducción que Kate Doyle y Jesse Franzblau hicieron de los documentos, Aleida, cuyos padres fueron víctimas de desaparición forzada a manos de las fuerzas gubernamentales Mexican, presentó su caso a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, este lunes (8 de marzo).

Para ello, llevó “docenas” de documentos estadunidenses y mexicanos desclasificados

Aleida Gallangos Vargas --cuyo caso se difundió ampliamente durante 2004, cuando logró rastrear a su hermano de sangre (ambos habían sido separados desde la primera infancia) a través de documentos mexicanos—se unió a su abuela paterna para demandar al Estado mexicano por la detención y desaparición forzada de sus padres –junto con otros miembros de su familia--en 1975.

Aleida tenía dos años cuando sus padres fueron detenidos. Ella fue rescatada por un amigo de su familia (quien en 1976 fue asesinado por las autoridades en 1976). Aleida fue adoptada por la familia de éste bajo el nombre de Luz Alba Gorostiola Herrera.

El hermano de Aleida, Lucio Antonio (y quien tenía tres años cuando sus padres Roberto Antonio y Carmen desaparecieron) fue tomado por miembros del gobierno y lo enviaron a un orfanatorio. Fue adoptado en febrero de 1976 bajo el nombre de Juan Carlos Hernández Valadez.

En 2001, una revista publicó una entrevista con la madre de Roberto Antonio, Quirina Cruz Calvo, y publicó algunas fotografías de la pareja desaparecida y sus dos hijos pequeños. La familia que adoptó a Aleida reconoció a Luz Alba (Aleida) quien entonces logró reunirse son su abuela.


Aleida pasó los siguientes años reconstruyendo las circunstancias de la desaparición de sus padres y logró rastrear a su hermano en los Estados Unidos en 2004.


Los documentos que el National Security Archive, si bien no revelan grandes datos desconocidos hasta ahora sobre la guerra sucia, sí presentan un vistazo estremecedor a la manera en que se vivían y se percibían los movimientos sociales y armados en México por Estados Unidos.

Destaca, por ejemplo, que para la embajada estadunidense los movimientos guerrilleros fueran considerados “terroristas” por sus actos de sabotaje, secuestro y colocación de bombas en lugares estratégicos.

Pero también resalta que, de acuerdo con el primer documento, se culpabilizó al gobierno mexicano de haber radicalizado el movimiento estudiantil de 1968 debido a un mal manejo.

Por esto, añadió el documento, el movimiento del 68 nutrió a los grupos guerrilleros de ese momento, de los cuales destacó a la guerrilla de Lucio Cabañas y Genaro Vázquez, al Movimiento Armado Revolucionario (MAR, y del cual, señala sus orígenes en grupos de jóvenes que fueron a estudiar a la Universidad Patricio Lumumba, en Moscú, Unión Soviética), a la Liga 23 de Septiembre (de la cual señala que su semillero es el movimiento estudiantil mexicano y en particular del 68), y a las Fuerzas Armadas de la Nueva Revolución, entre otros.

Según el documento “Caracterización de los revolucionarios mexicanos terroristas y grupos guerrilleros”, no se hizo ningún intento por caracterizar a todos los grupos guerrilleros que aparecen y desaparecen (ya que) muchos de estos grupos realizan acciones aisladas para luego desaparecer y reaparecer tiempo después bajo otro nombre.

Este documento ("Caracterización...") estaba dirigido al “director del FBI”, pero varias copias fueron enviadas a las oficinas fronterizas de algunas ciudades cercanas a la frontera con México (Albuquerque, Phoenix, El Paso y San Antonio), así como a oficinas de ciudades en las que había muchos mexicanos (Dallas, Chicago, Houston, Los Ángeles y San Diego).

Entonces, parte de toda esta información, según la lectura que se desprende, no sólo era para controlar la política exterior de EU frente a México, sino para proteger la seguridad interna estadunidense.

En otras palabras. Al FBI le preocupaba que la efervescencia política afectara su política interna.


En otro documento, esta parte del gobierno estadunidense añade que las guerrillas que pondrían de cabeza al país en el año de 1973 (cuando se da la mayor efervescencia) se alimentaron de estudiantes que participaron en el movimiento de 1968.

Pero añade que esta radicalización del movimiento estudiantil se debió a la forma en que el gobierno manejó las cosas: es decir: la represión.


Posteriormente, en un documento fechado en 1974, se da cuenta del Halconazo. El documento advierte que la violencia fue atribuida (por varios grupos de la sociedad) a grupos enviados por el gobierno. Y pone, entre paréntesis, que esto "tiene fundamento".

En otras palabras: en 1974, el gobierno estadunidense tenía fundamentos para creer que el Halconazo sí fue provocado por el gobierno.


Otro dato interesante es que según la evaluación del gobierno de EU, durante todo este tiempo, tanto el Ejército como las policías federales y locales demostraron un desempeño "pobre" en el combate a la guerrilla. Para ellos sólo una pequeña institución, la Dirección Federal de Seguridad, fue medianamente eficiente.

Cuando leí esto, no pude evitar tragar saliva.

Hasta aquí la escarbada de documentos por hoy. Buenas noches.