lunes, 16 de mayo de 2011

Primero de mayo, anarquía y el "mejor alcalde del mundo"

Los apuntes que dan vida a esta nota fueron tomados de un correo enviado por la Cruz Negra Anarquista.

Relatan hechos que, básicamente, el gobierno del Distrito Federal ya repite de forma cotidiana: encapsular y violentar contingentes “incómodos” en las marchas, sólo para "prevenir", sin motivos o razones reales o inmediatas, posibles hechos violentos. Con ello el GDF viola sistemáticamente los derechos de presunción de inocencia, de libre tránsito y otros más que en este momento se me escapan. Más aún, para hacerlo inventó una denuncia que resultó ser falsa.


La policía, y directamente el Gobierno del Distrito Federal (por la presencia del grupo de Concertación Política) es responsable de violar el derecho de libre tránsito de los manifestantes anarquistas. Además, la policía agredió y golpeó contingentes y grupos que manifestaron su apoyo a los jóvenes encapsulados.

Como nota al margen y frente al alegato de cualquier lector sobre el caso: ninguna autoridad puede detener a un individuo o contingente bajo denuncias falsas (como fue el caso), ni revisar las pertenencias de nadie, bajo la premisa de "prevención". Esto mismo ocurre en los operativos escolares como "escuela segura", y las organizaciones de derechos humanos ya se han pronunciado al respecto.

Esta crónica "tardía" (como es anunciada en el correo) llega el día que el jefe de Gobierno capitalino (MArcelo Ebrard) recibió un segundo reconocimiento como “mejor alcalde del mundo”. Tan distorsionado está este mundo, que un violador de derechos humanos y ciudadanos es considerado el mejor gobernante...

***

“Eran más o menos las 10 de la mañana cuando se empezaron a congregar los primeros compañeros que respondían a la convocatoria lanzada por los organizadores del Congreso Anarquista para participar en la marcha conmemorativa del día internacional del Trabajo.

“Desde días antes se había manejado la posibilidad de que el contingente fuera reprimido, incluso que se montara una provocación. El ambiente era tenso. La presencia policiaca era notoria, aunque mantenían cierta distancia. Los minutos pasaban y el contingente anarquista no iniciaba la movilización, los granaderos corrieron hacia el reducido número de compas congregados (no más de 50) parándose en líneas detrás y frente al grupo; algunos compas lograron quedar fuera de la formación, pero al ver que la mayoría del grupo no se movió decidieron regresar con ellos, justo cuando las líneas de granaderos se cerraron formando la 'capsula'”.

Conforme fue pasando la mañana más compañeros fueron llegando al lugar intentando de diversas maneras romper con el cerco policial que tenía como objetivo evitar que los y las anarquistas marcharan....Los mandos encargados del operativo se negaban a dialogar con la comisión que los compas [anarquistas] formaron.

“La gente de Concertación Política del GDF argumentaban que no era su responsabilidad lo que pasaba, pues la orden fue dada a partir de una petición de los sindicatos que habían marchado, en especial de la Unión Nacional de Trabajadores UNT, generando con esta declaración incertidumbre entre los que se encontraban fuera del cerco”.

“Ante la versión de la policía y de Concertación Política del GDF, de que la petición había sido hecha por los mismos sindicatos, específicamente la UNT, diversos compañeros se comunicaron a dicha central sindical para reclamar ante tal versión y brindando su solidaridad, fue que gente de la Secretaría del Exterior de la Unión Nacional de Trabajadores UNT llegó al lugar del encapsulamiento con dos objetivos: Negar que dicha petición la hicieron ellos y exigir que se liberara al contingente anarquista.

“Vale la pena recalcar que algunas de las acciones fueron realizadas por compañeros de otras ideas que se solidarizaron con el contingente encapsulado, entre las que podemos mencionar:
Un pequeño contingente de una organización Marxista, quienes fueron de los primero en llegar a solidarizarse y exigir que se rompiera el cerco.

“Los miembros de este pequeño contingente con sus banderas rojas, fueron reprimidos, correteados, encapsulados y golpeados junto a otros compañeros anarquistas por los granaderos, orillándolos a salir de la zona del monumento a la Revolución. Desde temprano llegó también un pequeño grupo de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), junto con profesores del Instituto Politécnico Nacional (IPN), quienes habían sido comisionados por sus organizaciones congregadas en el Zócalo de la Ciudad, donde se había hecho la denuncia pública de lo que acontecía con el contingente anarquista y la exigencia de que se les dejara marchar”.

“Así, pasadas horas de encapsulamiento, era posible observar a varios compañeros intentando presionar para que se rompiera el cerco policial, así como personas del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) que se acercaron y gritaban ¡Aquí se ve la fuerza del SME!”.

“El GDF tuvo que entablar por fin un dialogo [...] Era cerca del medio día cuando una comisión [de simpatizantes] entró al cerco a explicar a los compas la situación: El GDF argumenta que existe una denuncia ciudadana por posibles actos vandálicos y por eso el cerco preventivo, se propone que esta comisión revise las mochilas de los compas conforme vayan saliendo. Se discute en ese momento la propuesta, se manifiestan algunas inconformidades sobre todo en el sentido que no sea la misma policía que revise. También se hace manifiesto que eso es un abuso más y una violación a los derechos”.

“Al final, se toma la decisión de aceptar la propuesta de la comisión y se procede a iniciar la salida de los compas del cerco, uno por uno siendo revisados por una comisión encabezada por Jorge Robles, militante anarquista del FAT y Secretario de Relaciones de la UNT, quien había acudido ante la versión que corría que había sido esa central sindical que había solicitado el encierro de los anarquistas. A nosotros no nos consta tal hecho, lo que sabemos es que esa versión la dio el GDF ante las exigencias de que explicara el secuestro de los anarquistas, y que fue gente de esa misma organización quien ayudó a terminarlo”.

“La marcha logró salir rumbo al zócalo de la ciudad con un fuerte operativo de custodia durante el recorrido. Durante el trayecto se siguieron sumando compañeros al contingente, y se dieron expresiones de solidaridad al paso de la marcha como al paso por la Avenida Reforma, donde un grupo de trabajadores del SME que domingo a domingo están repartiendo volantes e información al paso del contingente gritaron consignas”.

“Al pasar frente al Hemiciclo a Juárez, la gente lopezobradorista gritaba “No están solos”, a lo que los anarquistas contestaban “Ni Izquierda ni Derecha, Comunismo Libertario”.”

[...]

Documento enviado por la Cruz Negra Anarquista México. Suscribe también: Federación Ecatepec Anarquista.